Con la tecnología de Blogger.

10 de diciembre de 2016

Última sesión de El actor y su doble

El proximo lunes 12 de Diciembre, a las 18 horas, en el salón de actos de la Biblioteca del Campus del Milan,  y organizado por el Aula de Teatro de la Universidad de Oviedo, ultima sesión de EL ACTOR Y SU DOBLE.


La  actriz argentina Ceciclia  Hopkins  presentará su demostración "LA DANZA DEL ACTOR".

La entrada es libre hasta completar el aforo.

Muchas veces ocurre que en el teatro las palabras no pueden expresar por sí solas las emociones, las sensaciones y hasta los pensamientos de un personaje. Es entonces cuando entra en juego la danza del actor: un acto de síntesis donde el cuerpo puesto en movimiento y en ritmo es capaz de recrear hasta situaciones y escenografías.

Desde hace siglos que en Europa se produjo una separación tajante entre el teatro y la danza. Antes del S. XVIII, el actor recitaba, interpretaba roles, bailaba, cantaba, tocaba instrumentos, hacía acrobacia y malabarismo. Pero gradualmente las artes preformativas fueron clasificándose por géneros: danza, teatro, ópera, circo. En cambio, en todas las tradiciones preformativas de Oriente, la danza, el teatro y la música permanecen unidas. Sus intérpretes pueden ser calificados como actores-bailarines.

Aún hoy, muchos actores occidentales no cuentan con una técnica particular para moverse en escena. Esta carencia puede analizarse desde esta normativa: durante mucho tiempo el teatro debió reproducir los modos cotidianos de comportamiento gestual en el convencimiento de que a mayor naturalidad conseguida habría una mayor calidad de teatralidad.

Desde los años ’80, a partir de la creación de un campo de estudios llamado Antropología Teatral, un actor puede, a través del entrenamiento, volver a conquistar la fisicidad que su arte perdió con el paso del tiempo. En efecto, un actor-bailarín entrenado desde la óptica de la Antropología Teatral puede aprovechar muchas de las enseñanzas del teatro Kathakali de la India, del Noh y el Kabuki de Japón y de la Opera China, estudiando sus diferentes desequilibrios, su impacto en los centros de gravedad, los cambios de energía y de respiración. Todo esto a los efectos de volver a aquel actor que, utilizando unas técnicas que pasaban de generación en generación podía reunir en su solo organismo una gran variedad de rasgos expresivos en movimiento para componer la danza de su personaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Design: Moderniread