Con la tecnología de Blogger.

14 de octubre de 2016

Reseña: El viejo que leía a la vida - Jaime Bertrán García


TítuloEl viejo que leía la vida
AutorJaime Bertán García
Número de páginas124
Editorial: Circulo Rojo
Nota6'5/10 Serendipias


SINOPSIS

Tomás, 79 años. Tras enterrar a su último amigo decide ingresar en una residencia de ancianos como tabla de salvación para no ahogarse en la soledad y la tristeza en la que estaba sumergido. En la residencia el pasado y el presente de Tomás, así como, la pasión por los libros harán que se inicie una transformación en la vida de los residentes. Al mismo tiempo ese cambio le alcanzará a él; sin saberlo, Tomás, está empeñado en vivir y en hacer vivir a los demás.

A su edad está a punto de aprender una lección: las segundas oportunidades existen y hay que aprovecharlas.


OPINION

Esta novela corto habla de Tomás, quien decide ingresar en una residencia tras la muerte de su último amigo. Debo reconocer que esperaba una historia diferente, de alguien que a duras penas se acostumbra a estar en una residencia de ancianos. Pero no me encontré con eso, si no con un Tomás positivo que transforma la residencia, llenándola de vida. Un hombre positivo y con un buen humor que se contagia con cada una de los hechos que van ocurriendo. Pero no sólo se queda con la historia de Tomás, también este cuenta pequeñas historias de personas que también viven en la misma residencia.

Un libro escrito para adultos que se inician en la lectura, por lo que es comprensible que se den repeticiones a menudo para mantener alerta al lector. Algunas frases que me han gustado y que están llenas de significado, como:

''Aunque seamos pobres la dignidad como personas no es algo que se pueda arrebata así como así''.

''La sangre azul sólo la posee el mar y a su reflejo se le llama el cielo''.

La novela se lee del tirón. Una lección de vida dada por el protagonista y experiencias muy ligadas a las del propio autor. Los diálogos podrían estar mucho mejor para mi gusto, pero la historia y el final tan optimista y prometedor como el propio Tomás, hacen de esta novela corta una muy buena lectura para concienciarse y terminar con la sensación de ver más allá de nuestro propio ombligo.


¿RECOMENDABLE?


La jóven salió de su librería favorita con un nuevo ejemplar, una novela corta. Quería leerla en casa, pero no pudo resistirse y comenzó a leerla en el autobús que la llevaría a casa. Para cuando entró a su apartamento ya tenía media novela leída. La otra mitad se la terminó mientras disfrutaba de una taza de té. No paró hasta que llegó a la última hoja del libro.

Cogió papel y bolígrafo, apuntó un correo y se dirigió a su habitación para teclear un e-mail para pedir información al autor de la novela sobre el proyecto que llevaba a cabo.

Después de enviarlo, volvió a salir de casa. Salió a la calle y echó a caminar hasta que se encontró con la primera residencia de ancianos que encontró. Entró decidida y cuando localizó a una chica que parecía trabajar allí le preguntó:

—¿Cómo puedo hacer para ser voluntaria? Me gustaría venir a menudo, conocer a las personas que hay aquí y leerles.

La chica sonrió a Anne y le dijo que no hacía falta nada más que su presencia, que informaría al resto de los trabajadores de la residencia y que se pasara cuando quisiera dentro del horario. Anne salió de allí con una misión; escoger libros para llevar a ese lugar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Design: Moderniread