Con la tecnología de Blogger.

29 de julio de 2016

Los Ventolinos (Mitología Asturiana)


Siendo sincera, nunca me había parado a pensar en las cosas raras que a veces suceden. A veces sólo ocurrían y por lo que significaban, podía quedarme uno o dos días dándole vueltas a la cabeza, pero siempre lo dejaba pasar. No me molestaba en investigar ni conocer el significado de dichas cosas. No hasta que sucedió algo que me trastocó bastante. Ya otras veces tenía sueños que podrían definirse como premonitorios, pero siempre los había definido como puras casualidades.

Fue una noche rarísima, no tendríamos que trabajar en dos días por festividad y comenzaban las vacaciones de José. A pesar de que no habíamos empezado muy bien siendo compañeros, terminó siendo como un segundo padre. Esa noche soñé con él. Aparecía en el mismo bar donde yo estaba, pero nadie lo veía. Solo yo.

—Pequeñina— así me llamaba —, déjalo. No me ven porque estoy muerto. No te preocupes, estoy bien.

Fue un sueño tan vívido que me desperté con una sensación de angustia bastante fuerte. Cuando me calmé me volví a dormir. Pero al día siguiente, después de cenar, me contaban que esa tarde José había muerto.

Desde aquello ya no ignoraba los sueños raros que tenía. Todo pasa por una razón y puede que la gente crea o no en cosas que no se pueden explicar. Quizás no crea en todas, pero desde luego, los mitos siempre me han parecido interesantes.

Hace poco leí algo sobre los mitos más cercanos, justo después de haber soñado con una persona y verla una semana después con la misma ropa, con los mismos gestos y la misma sonrisa con la que aparecía en mi sueño.

No todos los seres mitológicos son descritos como ‘buenos’, quizás por eso los ventolinos me llamaron la atención.

Los ventolinos son considerados unos genios traviesos. Dicen que revolotean por las aldeas, bosques y acantilados durante la noche. Traen el rocío a las plantas y, a veces, originan el orbayu (lluvia fina). Pero también realizan tareas relacionas con lo humano. Cuentan que se cuelan en las casas mientras los habitantes duermen  que al escuchar un suspiro de amor, corren volando a llevarlo a la persona amada. También transportan las últimas palabras de los que mueren lejos a sus familiares y con solo posar sus manos sobre la cabeza de un poeta durante su sueño, les proporciona inspiración.

Los describen como seres pequeños, con hermosas facciones humanas y alas trasparente a la espalda. Solo se pueden ver mientras atraviesan los rayos de luz de la luna. A menos que seas un niño, quien pueden verlos en cualquier situación por la afinidad especial que tienen. Los ventolinos  son mensajeros de amor y muerte.


Al leer sobre ellos, creí en su existencia al instante. Quizás hayan sido ellos los que me habían traído aquellas últimas palabras de José. O quizás, cuando soñé con aquella sonrisa que días después fue real, cogieran los suspiros que se me debían haber escapado en el sueño al contemplar tu sonrisa. Tal vez, los ventolinos al llevarte mis suspiros, hayan aprovechado al pillarte dormido y te han posado sus manos en tu cabeza para regalarte inspiración. Estoy segura que te han visitado porque estás más poeta que nunca. ¿Y si me comporto como una niña? A lo mejor hasta puedo pedirles que me lleven a ver de cerca esa sonrisa con la que he soñado.

3 comentarios:

  1. ¿Para cuándo la xana? Mi padre me contaba historias sobre ella cuando era pequeño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver alguien que sabe del resto de la mitología asturiana. Pronto, espero. Agosto es agotador. Pero ten por seguro que la xana y el trasgu no faltarán :)

      Eliminar

Design: Moderniread